Acompañamiento a familiares de personas desaparecidas

No nos detendremos ni desistiremos, hasta encontrarles.

Acompañamiento a familiares de personas desaparecidas

La desaparición de personas y la tortura permanente que este fenómeno supone para sus familiares es un problema reiteradamente ignorado en el contexto de la crisis de violencia en México durante los últimos años. De manera fundamental, a partir del activismo de las familias y de las organizaciones de la sociedad civil que les acompañan, se logró colocar el tema en la agenda nacional e internacional.

 

Hasta mayo de 2020, Chihuahua es la tercera entidad con la tasa más alta de desapariciones en el país. Un escenario particularmente grave es el que se presenta en la zona occidente de la Fiscalía General del Estado con cabecera en la Cd. de Cuauhtémoc, ubicada a 100 km de la capital del estado, donde según registros oficiales, existen más de 650 personas desaparecidas, en su mayoría hombres jóvenes. Comparativamente, este número representa una tasa muy superior a la media nacional.

 

No obstante, existe un número de personas desaparecidas que no están en las estadísticas oficiales, ya que sus familiares no denuncian por temor, por ser víctimas de amenazas, por la desconfianza en las autoridades y por las situaciones de injusticia e impunidad que prevalecen.

 

Desde su creación el CEDEHM ha atendido casos de desaparición de mujeres. En el 2010, en el marco de la guerra contra el narcotráfico, acuden al CEDEHM familiares de personas desaparecidas, la organización se había creado para dar atención a mujeres víctimas de violencias de género, las nuevas víctimas acuden en busca de apoyo y en un nuevo contexto de violencia en el país, nos impulsan a crear una nueva área de atención y por lo tanto a prepararnos para el acompañamiento a estas víctimas, es así como se inicia el desarrollo de una estrategia de acompañamiento integral a través de la asistencia jurídica, representación legal, acompañamiento psicosocial y gestión de ayuda humanitaria para familiares de personas desaparecidas, nos convertimos en una organización pionera en la atención especializada de acompañamiento psicosocial a niñas, niños y adolescentes.

 

Como parte de esta estrategia, impulsamos el empoderamiento y la articulación de las familias para la defensa colectiva de sus derechos y su participación activa en la búsqueda de verdad, justicia y reparación, para contribuir a su consolidación como agentes de cambio. Asimismo, buscamos la articulación con organizaciones estatales y nacionales con el objetivo de impulsar legislación y políticas públicas adecuadas para responder al fenómeno de las desapariciones en el país.

 

También somos parte de diversas redes en el país, mismas que en sus objetivos esta la exigencia de verdad, justicia, reparación y no repetición de casos de desaparición de personas.

Hasta mayo de 2020, tenemos la representación de alrededor de 270 casos de personas desaparecidas y acompañamos integralmente a un colectivo integrado por más de 650 personas, en su mayoría mujeres. Estas mujeres son esposas, madres, hermanas e hijas de hombres desaparecidos que se quedan a cargo del cuidado y sostenimiento económico de la familia, al mismo tiempo que buscan a su ser querido y transitan por un complejo camino en la búsqueda de verdad y justicia, ante un sinnúmero de obstáculos y afectaciones emocionales y a su salud.

 

Forman parte del grupo de familiares, aproximadamente 150 niñas, niños y adolescentes. Nuestra experiencia nos ha permitido reconocer que las niñas y los niños enfrentan el dolor de la ausencia con menos posibilidades de comprender el contexto y los procesos legales que se derivan, sin participar en las decisiones que se imponen para adecuar la dinámica familiar a la nueva realidad, incluso en no pocas ocasiones, se les intenta ocultar la verdad, buscando protegerles del sufrimiento, frente a la contundencia de que algo ha trastocado por completo la vida de toda su familia.

 

También atendemos en un menor porcentaje a hombres, quienes generalmente son padres de mujeres y hombres desaparecidos. El acompañamiento es diferenciado ya que, debido a las construcciones sociales de género, los hombres manifiestan  y expresan su dolor de maneras diferentes a las mujeres, por lo que hemos creado espacios focalizados en los que puedan compartir los efectos que ha tenido la desaparición de su familiar en sus vidas.

 

  • Alfabetización jurídica

 

Impartimos talleres de alfabetización jurídica para que las y los familiares de personas desaparecidas que acompañamos, se empoderen para  la toma de decisiones de sus procesos legales, conozcan sus derechos y los hagan valer antes las autoridades.

 

Fomentamos que las y los familiares participen activamente en las reuniones con autoridades y en la solicitud de diligencias concretas que impulsen las investigaciones y contribuyan al esclarecimiento de la verdad, de tal forma que se apropien de los procesos legales como sujetos procesales activos.

 

Todo lo anterior contribuye a que se haga efectivo el derecho constitucional a la coadyuvancia con las autoridades en la integración de las carpetas de investigación para el avance de las investigaciones relacionadas con las desapariciones de sus seres queridos.

 

 

 

  • Acompañamiento psicosocial y terapia psicológica

 

Brindamos acompañamiento psicosocial grupal, así como sesiones psicoterapéuticas individuales a las y los familiares de personas desaparecidas, con el objetivo de fortalecer sus recursos emocionales para que puedan sobrellevar los procesos jurídicos y sociales  a los que se enfrentan, dentro de un contexto de impunidad e indolencia institucional.

 

Periódicamente organizamos sesiones de acompañamiento psicosocial en las que trabajamos tanto con enfoque de género y especialización con las y los familiares de personas desaparecidas en diferentes grupos etarios. Es así que contamos con espacios para niñas, niños y adolescentes; jóvenes y personas adultas.

 

Somos una organización pionera a nivel nacional en brindar acompañamiento psicosocial a niñas y niños de familiares con personas desaparecidas.

 

Para las familias que sufren la desaparición de un ser querido, la búsqueda e investigación, así como la posterior reparación del daño, se convierten en el centro de sus intereses. En el proceso se encuentran con grandes obstáculos, como: dificultades para acceder a los expedientes, desconocimiento de los derechos de las víctimas, tecnicismos jurídicos y obstáculos burocráticos que impiden el avance de las investigaciones, así como la indolencia de las autoridades.

 

De igual manera, el desconocimiento sobre el paradero de una persona trastoca la vida y rutina de las familias, lo que también se ve reflejado en la falta de cobro de pensión, acceso a seguridad social, disposición de bienes patrimoniales, custodia de hijas e hijos, cobro de pólizas de seguro de vivienda, entre otras.

 

Por todo lo anterior, además de las actividades de capacitación y alfabetización jurídica, en el CEDEHM brindamos representación y asesoría legal a las familias de personas desaparecidas, para contribuir a garantizar su acceso a la justicia. El acompañamiento legal se hace en el ámbito penal, civil y familiar, tanto del fuero común como federal y  en el derecho internacional.

 

La desaparición de una persona trae consigo consecuencias que impactan directamente la situación económica de sus familiares. Esto se debe a que, en la mayoría de los casos, la persona desaparecida era una de las principales proveedoras del hogar. Por lo anterior, las deudas a nombre de dicha persona incrementan y, dada su condición, no es posible disponer de sus bienes sin iniciar un largo juicio con la subsecuente inversión de tiempo, dinero y esfuerzo.

 

Asimismo, las familias invierten recursos propios en la búsqueda y se involucran en las labores de investigación, por lo que frecuentemente se ven en la necesidad de abandonar sus lugares de trabajo, o bien, carecen de oportunidades de empleo que les permitan compaginar sus actividades con la búsqueda de justicia.

 

México no cuenta con medidas eficaces y oportunas para responder adecuadamente a las miles de personas que atraviesan por esta situación, por lo que existen enormes desafíos en la materia, que permitan responder a las consecuencias patrimoniales y sociales que conlleva la desaparición de una persona, así como a garantizar la reparación integral de las familias.

 

Todo lo anterior compromete seriamente el derecho a la alimentación, educación, salud y vivienda de las y los familiares de personas desaparecidas. Dado estas consecuencias, se realizan diversas acciones, ante las autoridades correspondiente, tendientes a aminorar las consecuencias del deterioro socioeconómico.

 

Caso Alvarado Espinoza y Otros Vs. México


¿Quiénes fueron desaparecidos?

 

José Ángel Alvarado Herrera, 31 años.

Nitza Paola Alvarado Espinoza, 31 años.

Rocío Irene Alvarado Reyes, 19 años.

 

Desaparición

 

29 de diciembre de 2009. Desaparición forzada.

 

Lugar

 

Ejido Benito Juárez, municipio de Buenaventura, Chihuahua, México.

 

Victimarios

 

Elementos militares de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA).

 

Antecedentes

 

En el marco del Operartivo Conjunto Chihuahua, en octubre de 2009 desaparecieron y posteriormente fueron encontrados asesinados y torturados en el Ejido Benito Juárez, tres agentes de la Policía Federal. A partir de esto, en el Ejido hubo un fuerte despliegue de elementos de la Policía Federal y del Ejército Mexicano, quienes según dan cuenta diversas fuentes, actuaban con abuso de autoridad y fuera del debido proceso.

 

Hechos

 

Entre las 20:00 y 21:00 horas, Nitza Paola se encontraba a bordo de su vehículo en compañía de su primo José Ángel afuera de la suegra de este último, cuando llegaron dos camionetas de las que descendieron entre 8 y 10 elementos militares, uniformados y portando armas de uso exclusivo del ejército, por medio del uso de la fuerza y violencia física excesiva, y sin ninguna orden de aprehensión, subieron a Nitza y a José Ángel a una de las camionetas que tripulaban. Esto fue presenciado por familiares testigos.

 

En un segundo evento que sucedió sólo minutos después, las mismas camionetas llegaron a casa de Rocío, entraron a la vivienda a la fuerza, dijeron que tenía una orden de aprehensión que no mostraron y la subieron contra su voluntad a la misma camioneta en donde previamente se encontraban Nitza y José Ángel.

 

Hasta el día de hoy se desconoce su paradero.

 

Acciones realizadas

 

31/12/2009. Denuncia en FGE: AP 124/09

04/01/2010: Queja CNDH: 2/2010/108/Q

04/01/2010: Queja operativo CCH: 886/09

06/01/2010: Denuncia PGR: hoy vigente en:  AP/PGR/SDHAVSC/M5/66/2013

06/01/2010: Demanda de Amparo: 009/2010

04/03/2010. CIDH MC-5510

26/05/2010: Corte IDH medidas provisionales

26/06/2011. Petición CIDH P-880-11 Caso 12.916

9/11/2016. El caso es remitido por la CIDH a la Corte IDH

 

Observaciones

 

En dos ocasiones se han ampliado las medidas provisionales de la Corte IDH a favor de 37 personas de la familia por agresiones y amenazas recibidas. (26/11/10 y 1/04/10).

 

El 19 de mayo 2011 se amplió las MC-55-10 a favor de representantes de las organizaciones.

 

El 28 de junio 2011 y el 21 de noviembre de 2014 se llevaron a cabo audiencias públicas ante la CoIDH, en Costa Rica.

 

La investigación penal fue fragmentada en hasta ocho instancias que conocieron el caso y desde el 4 de abril de 2013 se acumularon todas en la investigación vigente.

 

El 30 de junio de 2011, la CNDH emitió una recomendación 43/2011 concluyendo que existen elementos suficientes para atribuir la desaparición forzada a los militares.

 

Por las amenazas y atentados en contra de la familia en diversos momentos tuvieron que desplazarse de su lugar habitual de residencia y actualmente 11 personas de núcleo de Nitza se encuentran en EEUU solicitando asilo político.

 

El caso es del conocimiento del GTDF de la ONU.

 

La CIDH resolvió presentar el caso ante la Corte IDH el 9 de noviembre de 2016.

 

La Corte IDH emitió sentencia determinando la responsabilidad internacional del Estado mexicano el 28 de noviembre de 2018 por la desaparición forzada, la violencia sufrida por las familias en su búsqueda de verdad y justicia y, el desplazamiento forzado interno que tuvo que realizar la familia.

 

Familia Muñoz Veleta


¿Quiénes fueron desaparecidos?

 

Toribio Jaime Muñoz González, 61 años.

Guadalupe Muñoz Veleta, 37 años.

Jaime Muñoz Veleta, 33 años.

Oscar Muñoz Veleta, 33 años.

Hugo Muñoz Veleta, 31 años.

Nemesio Solís González, 41 años.

Luis Romo Muñoz, 21 años.

Oscar Guadalupe Cruz Bustos, 21 años.

 

Desaparición

 

19 de junio de 2011. Desaparición forzada.

 

Lugar

 

Anáhuac, municipio de Cuauhtémoc, Chihuahua, México.

 

Victimarios

 

Policía Municipal de Cuauhtémoc y Policía Federal.

 

Antecedentes

 

Al rededor de las 14:00 horas la familia se encontraba en un convivio cuando unos sujetos desconocidos y en aparente estado de ebriedad llegaron en un vehículo gris y sin razón alguna agredieron física y verbalmente a la familia, incluso uno de los sujetos estaba armado y disparó al aire. Al lugar de los hechos acudió la patrulla 414 de la Policía Municipal y la familia solicitó protección; los elementos la negaron alegando amistad con los agresores. Nemesio molesto y en señal de protesta ante la negativa, subió a la patrulla y la trasladó pocas cuadras más delante sin ocasionar daños, además tomó uno de los radios que venía en la patrulla y lo lanzó por la ventana en el trayecto. Los Policías se molestaron gravemente y le advirtieron que se arrepentiría toda su vida.

 

Hechos

 

Aproximadamente a las 21:30 horas arribaron de 10-12 vehículos de lujo a la vivienda en la que se encontraba la familia, sujetos uniformados de negro descendieron y 6 de ellos con armas propias de las fuerzas armadas, con luz infrarroja, entraron a la vivienda sin orden de aprehensión y sin permiso, gritando: “Policía Federal tírense al suelo”, en al menos en 2 de ellos se identificaron las insignias y leyenda de la corporación en los uniformes. Amagaron a la familia y registraron la casa preguntando por un radio; cuando un familiar preguntó por qué les hacían eso, un elemento contestó: “por andar de graciosos se los va a cargar la chingada”.

 

Los elementos se comunicaban a través de radios de frecuencia corta y utilizaban claves propias de la policía. Finalmente esposaron y se llevaron a los 8 hombres junto con un vehículo marca Dodge tipo Stratus modelo 2005.

 

Mientras sucedían los hechos una mujer de la familia logró escapar del lugar y telefoneó a la Policía Municipal solicitando ayuda, sin embargo ésta nunca llegó a pesar de la evidente presencia de vehículos con sujetos armados fuera de la vivienda, en cambio los policías municipales patrullaron cerca del lugar buscando a la mujer que había dado alarma preguntando por “una loquita que andaba por ahí”.

 

En la actualidad, los ocho integrantes de la familia Muñoz, continúan desaparecidos. Inicialmente la  carpeta de investigación se encontraba en la Fiscalía del Estado en la Zona Occidente, dado la complejidad y la complicidad  de policías municipales de Cuauhtémoc, por recomendación de expertos en investigación, la carpeta se atrajo a la Zona Centro de la misma fiscalía, ahí permaneció varios años sin avances importantes, por lo que de nuevo y en razón de que habían cambiado las condiciones se devuelve a la Zona Occidente, se logra que se individualicen e identifiquen a algunos de los probables responsables de la desaparición, el ministerio público solicita ante un tribunal del control del fuero común las ordenes de aprehensión, el juzgador correspondiente y sin entrar al fondo de la petición, resuelve, que dado que en la desaparición de las ocho personas se encuentra el crimen organizado, es un caso del fuero federal y le ordena a la Fiscalía del Estado que lo remita a la Fiscalía General de la República. Sin embargo, ésta no lo acepta y lo regresa a la Fiscalía Estatal, misma que argumenta que por resolución judicial está impedida a seguir conociendo del caso. Resulta ser que ahora después de más de ocho años, una desaparición de ocho personas, no la investiga ninguna autoridad.

 

Acciones realizadas

 

20/06/11. Denuncia en FGE: CI: 1157/11.

12/09/11. Denuncia PGR: CI: 2938/2011.

12/09/11. Queja en la  CNDH/1/2011/8429/Q.

14/09/11. Información al GTDFI de la ONU.

03/10/11. Demanda de Amparo: 921/2011.

13/10/11. Solicitud de MC a la CIDH otorgadas el 16 de abril de 2013

José Rosario Hernández


¿Quién fue desaparecido?

 

José Rosario Hernández Domínguez, 45 años.

 

Desaparición

 

23 de octubre de 2011. Desaparición forzada.

 

Lugar

 

Cuauhtémoc, Chihuahua, México.

 

Victimarios

 

Agente de tránsito (Seguridad Pública Municipal de Cuauhtémoc).

 

Antecedentes

 

El día 23 de octubre José Rosario circulaba a bordo de su vehículo marca Pontiac, estilo Grand AM, modelo 1995 en compañía de Luis Javier Hernández Valenzuela y Tomás Rivera Robles. Una patrulla de la policía municipal, los detuvo por faltas al reglamento del bando de policía y buen gobierno. En ese momento Tomás Rivera se retiró del lugar de los hechos, pero observó a la distancia, el policía se entrevistó con ellos y dio aviso a Tránsito Municipal.

 

Hechos

 

Al lugar de la detención llegó la patrulla 050 tripulada por el oficial de tránsito Pablo Isaac Macías Navarro, preguntó por el conductor del vehículo, el policía señaló a José Rosario como quien manejaba el vehículo.

 

El Policía esposó y subió a la patrulla de policía a Luis Javier. El tránsito sacó sus esposas se las colocó a José Rosario y lo subió a la patrulla de tránsito, vehículo Tsuru blanco 050. Luego el Policía Municipal se retiró del lugar de los hechos, mientras el tránsito verificaba el vehículo Grand AM blanco. Luis Javier, Tomás Rivera y otro testigo vieron a José Rosario por última vez, arriba de la patrulla.

 

El testigo en referencia pasaba por el lugar, conocía a José Rosario y desde arriba de la patrulla le pidió que por favor le avisara a su esposa de la detención. La esposa llegó a las oficinas de tránsito y éste nunca llegó.

 

El tránsito negó la detención, posteriormente la acepto diciendo que se le había escapado y finalmente declaró que unas personas del crimen organizado los habían detenido y se los llevaron.

 

Acciones realizadas

 

25/10/2011 Denuncia en la FGE:6304-2167/2011.

23/05/2012 Queja ante la CNDH.

 

Información adicional

 

En 2016 se llevó a cabo el juicio oral por desaparición forzada en contra del agente de tránsito y se obtuvo sentencia condenatoria, misma que fue ratificada en segunda instancia. Actualmente se encuentra pendiente de resolución el Juicio de Amparo.

El CEDEHM impulsa activamente cambios en la política pública encaminada a la atención de las familias que sufren la ausencia de un ser querido, así como aquella que se enfoca en la procuración y administración de justicia.

 

Hemos realizado diversas capacitaciones a funcionarios y funcionarias públicas de las instituciones del Estado sobre temas como estándares internacionales, reparación del daño y derechos de las víctimas. En el mismo sentido, hemos organizado diversos foros de discusión sobre la legislación local y nacional relacionada con personas desaparecidas.

 

Impulsamos la creación de la Ley Especial de Ausencia por Desaparición en el Estado de Chihuahua.

 

Junto con otras organizaciones y colectivos de familias, hemos acudido ante instancias internacionales para incidir en las recomendaciones que se emiten a nuestro país.

 

Actualmente trabajamos en la implementación en el estado de Chihuahua de la Ley General en Materia de Desaparición Forzada, Desaparición por Particulares y el Sistema Nacional de Búsqueda.

 

En colaboración con el Equipo Argentino de Antropología Forense, estamos enfocadas en el fortalecimiento de los servicios periciales de Chihuahua y en la creación del plan estatal de búsqueda.

 

  • Colaboración con el Equipo Argentino de Antropología Forense

 

Desde 2005 el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), colabora en la identificación de restos. Son una institución científica, no gubernamental y sin fines de lucro, que aplica metodologías y técnicas de diferentes ramas de las ciencias forenses para la investigación, búsqueda, recuperación, determinación de causa de muerte, identificación y restitución de restos de personas desaparecidas.

 

El EAAF trabaja con víctimas de desapariciones forzadas; violencia étnica, política, institucional, de género y religiosa; desapariciones actuales, narcotráfico, trata de personas, crimen organizado; procesos migratorios, guerras y conflictos armados, accidentes y catástrofes. Su labor se sustenta en los principios de los Derechos Humanos, del derecho humanitario internacional y, fundamentalmente, en el respeto por el derecho individual y colectivo a la identidad, la verdad y la justicia.

 

Uno de los principios rectores del EAAF es el profundo respeto por las opiniones e inquietudes de las comunidades y familias de las víctimas, trabajando junto con ellas en las etapas de exhumación, determinación de causa de muerte e identificación, brindándoles toda la información disponible sobre cada etapa del trabajo.

 

A partir de la firma del convenio celebrado en diciembre de 2016 con Gobierno del Estado y CEDEHM, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) trabaja en la identificación de restos óseos severamente multifragmentados y alterados por el calor, que fueron localizados y recuperados por la Fiscalía General del Estado de Chihuahua (FGE) entre 2011 y 2015, en los ranchos Dolores y El Mortero, así como en la Brecha El Porvenir, de los municipios de Cuauhtémoc, Cusihuirachi y Carichí, respectivamente.

 

Peritos en antropología y genética forense y en criminalística del EAAF analizaron 43 contenedores con un número indefinido de pequeños fragmentos óseos, seleccionando los  que presentaban posibilidades de brindar información genética. Estos fragmentos fueron enviados al laboratorio de genética del EAAF en Argentina y a un laboratorio en los Estados Unidos de América.

 

Del procesamiento de estos fragmentos se obtuvieron 29 perfiles genéticos individuales, que al compararse con los perfiles genéticos de familiares de 140 personas desaparecidas en Cuauhtémoc y sus alrededores, a mayo de 2020 resultó en la identificación de 24 personas y otros 5 de manera multidisciplinaria. Con lo anterior se contribuye a dar certeza y alivio a las familias. Sin embargo, se continúa en la búsqueda de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición, además de que son muchas las familias que todavía permanecen en agonía e incertidumbre que trae consigo la desaparición de un ser querido.

 

 

  • Judicialización de casos de desaparición forzada

 

La regla general en nuestro país es la impunidad. En el caso concreto de desapariciones forzadas, existe un número en extremo reducido de casos que se logra llevar ante tribunales para que las personas responsables sean juzgadas.

 

Actualmente el CEDEHM es representante legal de tres casos de desaparición forzada que se encuentran en proceso de iniciar un juicio oral que terminará en una sentencia.

 

Adicionalmente el CEDEHM representó legalmente el caso de la desaparición forzada de José Rosario Hernández Domínguez, una de las pocas sentencias condenatorias por desaparición forzada que existen en nuestro país y en donde se resaltan medidas importantes de reparación del daño.

 

 

  • Diseño, creación y fortalecimiento de la Fiscalía Especializada en Investigación de Violaciones a Derechos Humanos

 

En el 2016 con el cambio de Gobierno en el Estado, el CEDEHM originalmente y luego con la adhesión de otras organizaciones se le propuso al Gobernador la creación de una Fiscalía de Derechos Humanos, propuesta que fue aceptada.

 

Con el apoyo de consultores con experiencia en la materia, se elaboró un proyecto de decreto que fue entregado al Gobernador. Éste la envió al Congreso del Estado y con su aprobación  se dio origen  a la Fiscalía Especializada en Investigación de graves Violaciones a Derechos Humanos y Desaparición Forzada, la primera en su tipo en el país. El objetivo es que esta Fiscalía incorpore metodologías y enfoques innovadores para avanzar en cambios estructurales para la efectiva investigación e impartición de justicia, así como que opere con los más altos estándares internacionales en materia de derechos humanos.

 

¿Quieres donar?

México es un país que adolece de justicia social y en el que aún hay un amplio camino por recorrer para garantizar los derechos humanos para todas las personas. Nuestro trabajo es medular en la exigencia de verdad, justicia y reparación. Continuar con esta causa es una labor que no puede cesar y hacerlo requiere de solidaridad y apoyo. Si deseas contribuir a nuestra causa, puedes realizar tu donativo a través de PayPal.

Hacer una donación

Contáctanos

Durante la pandemia por COVID-19, te asesoramos de forma remota en los celulares: (614) 132.91.04 & (614) 255.03.05, de lunes a viernes de 8:00 a 14:00 hrs. (CUU)



    Av. Juárez 4107-B Col. Centro, Chihuahua, Chih., México, C.P. 31000

    Teléfono: (614) 415 41 52